Fue en algún momento de los años 1915-1916 cuando Gurdjieff habló por vez primera a sus alumnos rusos acerca del eneagrama. Pero no fue hasta 1949, con la publicación de Fragmentos de una Enseñanza Desconocida, el registro que PD Ouspensky realizó de la enseñanza de Gurdjieff, que el símbolo y su descripción fue puesto a disposición del público general. Después siguieron obras de Nicoll, Bennett y Walker entre otros discípulos.




Combina y contiene las tres leyes fundamentales de la existencia: La unidad, representada por el círculo, la trinidad (ley de 3) representada por el triángulo y septuplicidad (Ley de 7, octava) representada por la héxada.


G: “La enseñanza cuya teoría exponemos aquí hace uso del método simbólico y uno de sus símbolos principales es el círculo dividido en nueve partes, llamado eneagrama.

Cada totalidad integral, cada cosmos, cada organismo, cada planta es un eneagrama. Pero no todos los eneagramas tienen necesariamente un triángulo interior. Cuando se encuentra el triángulo interior en un organismo dado, es la prueba de la presencia de elementos superiores. Este triángulo interior lo poseen plantas tales como el cáñamo, la adormidera, el lúpulo, el té, el café, el tabaco y muchas otras que desempeñan un papel en la vida del hombre. El estudio de estas plantas puede revelarnos mucho en lo que concierne al eneagrama.”

"De una manera completamente general, se debe comprender que el eneagrama es un símbolo universal. Toda ciencia tiene su lugar en el eneagrama, y puede ser interpretada gracias a él. Y con respecto a esto, es posible decir que un hombre verdaderamente no comprende sino lo que es capaz de situar en el eneagrama. El eneagrama es el jeroglífico fundamental de un lenguaje universal, que tiene tantos sentidos diferentes como hay niveles de hombres.”

"El eneagrama es el movimiento perpetuo, es ese perpetuum mobile que los hombres han buscado desde la más lejana antigüedad. Pero claro está que es necesario saber cómo leer este diagrama. La comprensión de este símbolo y la capacidad de hacer uso de él, le da al hombre un poder muy grande. Es también la piedra filosofal de los alquimistas.


Mucho después — en 1922, cuando G. organizaba su Instituto en Francia y sus alumnos estudiaban danzas de Derviches — G. les enseñó ejercicios que se relacionaban al "movimiento del eneagrama". Sobre el suelo de la sala donde tenían lugar estos ejercicios, se había trazado un gran eneagrama y los alumnos se colocaban en los lugares marcados con los números 1 a 9. Empezaron entonces a desplazarse de un sitio al otro según el orden indicado por el período de los números en un movimiento muy impresionante, girando uno alrededor del otro en los puntos de encuentro, es decir en los puntos de intersección de las líneas en el eneagrama.


  1. extraido de Fragmentos de una Enseñanza Desconocida-PD Ouspensky

 

    Inicio        Gurdjieff      Trabajo       Grupo      Actividades    Lecturas